Escuchar es Amar

ESCUCHAR ES AMAR

Las personas habitualmente escuchamos a los demás mientras a la vez, internamente, preparamos la respuesta que les vamos a dar.

Una respuesta que suele ser una evaluación o un juicio, cuando no es un consejo, que nadie me ha pedido, cargado eso sí, de las mejores intenciones.

 
Escuchar es amar

Pero solo cuando estoy dispuesto a vaciarme de mi “ruido interior”, para escuchar a la otra persona, para estar en cuerpo y alma con ella y para ella, es cuando la luz de nuestra comunicación, comienza a brillar, y es cuando esa luz, empieza a convertirse en un vínculo, lleno de fuerza, comprensión y sanación, entre los dos.

Es entonces cuando la persona escuchada, es tocada y envuelta por esa energía que sana. Es entonces cuando sucede que, esa pena, esa frustración, o ese malestar que hacen sufrir a la persona, comienzan a evaporarse, porque han sido vistos escuchados y tocados, por el Amor.

Si tienes la suerte de contar con alguien que te escucha así, eres una persona afortunada. Alégrate, disfrútalo y agradécelo.

 
Escuchar

Y si aún no tienes esa suerte, puedes comenzar por escucharte a ti misma, justo así, de esta manera amorosa y compasiva.

Y continuar practicando y practicando, escuchándote de esta manera tan especial, al menos UNA sola conversación, UNA vez a la semana.

Y al saborear esa deliciosa experiencia… observarás qué sucede.

Y si está bien para ti, ¡cuéntamelo!

Que tengas un buen día.

Eduardo Díez – Psicólogo y Coach.

PD. Siempre contesto todos los comentarios que me hacéis al post, aunque tardo unos días en hacerlo por motivos de trabajo. Si me envías un comentario y entras en el blog unos días más tarde, encontrarás tu comentario y mi respuesta. Muchas gracias por tu participación y por tu comprensión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *