Amor o Sinceridad

Amor o sinceridad

AMOR O SINCERIDAD

¿Cuántos de nosotros nos hemos visto confrontados por este interrogante a lo largo de nuestras vidas?

¿Le digo la verdad a una persona que quiero, o mejor no lo hago para no hacerle daño? ¿Le digo a mi pareja que ya no le quiero? ¿Le cuento que le he engañado? ¿Qué hacer cuando la verdad puede convertirse en “sincericidio”?

Vladimir Jankélévitch (1903 – 1985), hijo de judíos rusos huidos a Francia, fue profesor de filosofía y vivió clandestinamente en el sur de Francia, durante los años de la ocupación nazi en la II Guerra Mundial.

En esos años, distribuyó panfletos que incitaban a la resistencia y ocultó refugiados en su casa. En eso consistía para él actuar moralmente: en comprometerse con una acción y con una causa. En 1968, se declaró “en cuerpo y alma” a favor del movimiento revolucionario estudiantil francés.

 
Compromiso

En una ocasión le preguntaron: ¿Qué es más importante, el amor o la verdad? Y respondió:

“El amor es más importante que la verdad. El amor es más verdadero que la verdad. El amor es una ‘sobre-verdad’. La sinceridad sin el amor no vale para nada. Es como ser sincero con la Gestapo (policía política nazi). Si yo escondo a un judío o a alguien de la Resistencia en un armario, y cuando un miembro de la Gestapo me pregunta si está ahí, yo respondo: ’Sí, está ahí’ porque esa es la verdad, ¿qué soy yo? Mi deber más sagrado es mentir. La mentira, es más preciosa que la verdad o que la sinceridad, cuando está al servicio de la ‘sobre-verdad’ del amor.”

Pero… ¿Qué es el amor? ¿Qué es para ti el amor? ¿Y para mí?

Éste es en tres flashes mi mapa del amor, de ese amor que está por encima de la verdad.

1. Yo te amo a ti, cuando deseo TU bien, y por eso, estoy dispuesto a entregarte una parte de mi vida (energía, tiempo, dinero…), cuando me lo pides o lo necesitas, para ayudarte a conseguirlo.

 
Entrega alegre

2. Además, esa entrega, para ser amorosa, tiene que ser alegre y libre. Si me entrego a la fuerza, si entregarme me entristece o me enfada, si me entrego por miedo a perderte, entonces me convierto (metafóricamente hablando) en una fuente que te da de beber agua más o menos contaminada.

3. Y el valor del “trozo” de mi vida, que estoy dispuesto a entregarte por amor, en cada momento, es la verdadera medida, del amor que te tengo, en ese preciso momento de nuestras vidas.

Como dijo el maestro budista tibetano Thinley Norbu Rinpoche (1931 – 2011), ”El amor es dar energía a alguien”. Algo simple y brillante, cuantificable e irrefutable: la energía positiva, alegre y libre que regalo, como expresión y prueba del amor.

 
Energía positiva

¿Qué es el amor para Ti? ¿Qué te llevas de esta historia?¿Qué pensamientos, imágenes o emociones te despierta?

Que tengas un buen día.

Eduardo Díez – Psicólogo y Coach.

PD. Siempre contesto todos los comentarios que me hacéis al post, aunque tardo unos días en hacerlo por motivos de trabajo. Si me envías un comentario y entras en el blog unos días más tarde, encontrarás tu comentario y mi respuesta. Muchas gracias por tu participación y por tu comprensión.

34 comentarios en “Amor o Sinceridad”

  1. Querido EDUARDO, me ha encantado esta historia, me siento profundamente identificada ya que yo hubiese actuado de la misma forma, en pro de ayudar y por la causa, sin ningún tipo de duda, una y mil veces. EL AMOR EN MAYÚSCULAS, es la entrega absoluta y a manos llenas, es la razón del existir, es la fuerza bruta que mueve y da sentido a todo, es puro, es libre, es aceptación, es compresión, es ternura, es tantas cosas, es infinito. Y la verdad es una de las hermanas gemelas de la rama de la familia del amor y la libertad, o sea, inseparables para mí, la verdad honra al amor, la verdad de corazón, con delicadeza y compasión, la verdad no hace daño, y si alguien siente dolor ante la verdad, yo la prefiero aunque duela, porque esa verdad me da la libertad que a su vez requiere el AMOR CON MAYÚSCULAS, AMOR sólo hay uno, luego hay sucedáneos, imitaciones, intentos, pero el AMOR, el AMOR es VERDAD, el AMOR ES LA FUERZA MÁS PODEROSA, me inclino ante él. Y somos tan afortunados, amamos a tantos seres, amigo/as, hermanos/as, madres y padres, amigos perrunos, amigos de toda especie, hijos/as,(para mí el amor más bestia) amor de pareja que a veces es como tu propio yo, una mancuerna perfecta, una maravilla si nos encontramos en el camino, y si no… quizás un día, y si no…amar de todas maneras, como yo digo, estoy enamorada del amor, amar, amar, que delicia, qué sensación más bella. A tu pregunta querido EDUARDO, yo no entiendo el AMOR sin VERDAD!
    Gracias por todo lo que compartes y enseñas, que privilegio, gracias. Por cierto, hablando de amor… te quiero mucho. Laura.

    1. Querida LAURA. Muchísimas gracias por tu honestidad y transparencia. Gracias por compartir tu universo interior y tu verdad: “No entiendo el Amor sin Verdad”.
      Me ha encantado eso que escribes tan poéticamente: “la verdad es una de las hermanas gemelas del amor y de la libertad, o sea, inseparables para mí”. ¿Serán trillizas no? Es broma.
      Y comparto lo que dices: “el amor es libre, entrega, aceptación, comprensión”.
      Por cierto, hablando del amor… yo también te quiero mucho querida Laura.
      Un abrazo y un beso muy grandes.

  2. Hola Eduardo. Hoy entiendo que el amor es tan tan enorme, que no es fácil y hoy, hace pocos días, entendí eso de que si no te haces feliz a ti, cómo vas a hacer feliz a otra persona.
    Si tú no te estás haciendo feliz, amando a otra persona porque no es aunque lo fuerces… te estás mintiendo y sale la palabra MENTIRA, porque al final ¿a quién mientes, a TI o al OTRO?
    Que complejo madre mía. Amor, sinceridad… Pero hace muy pocos días que lo entendí.
    El tiempo pone todo en su lugar. La verdad siempre sale a La Luz. No se puede tener paz si no hay sinceridad.

    1. Hola Emi. Me ha encantado esa idea que me parece que está implícita en tu comentario: cuando una persona miente a otra, a veces, también se miente a sí misma.
      Muchas gracias por compartir tu mapa.
      Un abrazo muy grande.

  3. Hola Eduardo, que maco aquest article. Difícil decisió a vegades. Crec que tot té un cert equilibri, però jo he patit una mica de super sinceritat i la veritat és que a vegades no cal ser tant sincer o potser si però tot depend de com ho dius i ho expresses. La sinceritat crua, no em sembla positiva, crec que genera rebuig. Crec que estimar implica ser curós amb les paraules.

  4. Hola Eduardo.

    Es un tema muy interesante el que planteas desde mi punto de vista. Quizás, no sea excluyente uno del otro, en mi opinión, si lo tratamos desde nosotros mismos y teniendo en cuenta cada caso, me surgen algunas preguntas:

    ¿Cómo sería ese amor hacia tí mism@ en ese caso?,
    ¿Eres sincer@ contigo en esa situación?.

    A veces somos muy conscientes de “la verdad” o “el amor” hacia fuera, hacia las otras personas, pero nos cuesta más ser conscientes de cómo nos tratamos y de si esa “verdad o amor” nos las estamos aplicando, a veces…

    Felicidades por el artículo, me ha gustado mucho tu planteamiento y el llevarlo al extremo me ha hecho reflexionar, que me encanta.

    Un fuerte abrazo.

    1. Hola Juan-Ma. Muchas gracias por poner el énfasis en ese aspecto tan importante y diferente del amor: el amor a un@ mism@.
      Un abrazo muy muy fuerte. 🙂

  5. Gracias Eduardo por este interesante post. Para mi, el amor es un gran misterio, porque hay cosas que se me escapan de la razón. Somos capaces de amar a un Dios al que no hemos visto, amamos a un ser después que ha fallecido, y otras muchas cosas… El amor es un acto de fe, más allá del tiempo-espacio. 🙌

    1. Muy apreciada Paloma, ¡muchas gracias por tu comentario! Sí, como dijo Pascal y dices tú también… “hay razones del corazón que la razón no conoce”. Me encanta tu última frase: “El amor es un acto de fé (para mí en el sentido de que el amor, como la fe, va más allá de la razón), más allá del tiempo-espacio”. Un abrazo muy grande.

  6. Hola Eduardo, ¿cómo estás? Para mí, si hay amor verdadero, ¿por qué involucrar la mentira? Siempre he defendido la sinceridad por dura que ésta sea. La mentira al final, se descubre y nos arrastra. Nos trae problemas, crea la desconfianza.

    1. Hola Nancy! Muchas gracias por tu comentario. Es decir, que si he entendido bien, para ti, por una parte, en el amor verdadero no cabe la mentira, y por otra parte, la mentira al final se descubre, crea desconfianza, y los problemas que genera son mayores que los beneficios pretendidos. Muchas gracias Nancy. Un abrazo

  7. Querido Eduardo! Este dilema siempre está presente en nuestra vida. El Amor o la Razón. Rotundamente el amor siempre gana. Sin amor no hay sinceridad, ni verdad o razón que valga la pena. El amor es el eterno molino que nos alimenta. Verdad? Bsos!

    1. Querida Efigenia: muchas gracias por tu comentario 🙂 Y ahora unas preguntitas jeje: ¿el amor siempre gana para qué personas específicamente? y… ¿qué tipo de amor es el que siempre gana en esas personas?… Un abrazo y un beso bien grandes para Ti.

  8. Hola Eduardo. Muy lindo el artículo, y muy interesante para mí. Justamente estoy en un momento de mi vida donde creo que necesito ayuda. Han pasado cosas en mi vida muy importantes, que mi cerebro ha borrado, y que debería recordar porque atañe a las personas que más quiero, que son mis hijas. El amor y la verdad son muy importantes.

    1. Muchas gracias R.A. por tu transparencia. Comparto contigo la importancia del amor y la verdad. Y mi experiencia me dice que cuando nuestro cerebro borra algo, lo suele hacer para protegerse del sufrimiento. Un abrazo muy grande.

  9. Me gusta, responde acertadamente a mi definición de amor pero….(je je je), no hay peros.
    Yo siento que el amor es así, lejos de toda exigencia ofreces un servicio llamado amor sin pedir nada a cambio, aunque siempre recibes, que sea gratitud, una mirada, una sonrisa, de lo contrario de la indiferencia o de la ingratitud nacerá el respeto a que cada cual siga su camino, y podrás seguir amando, pero a distancia.

    1. Querido Jordi: me encanta tu comentario final acerca de qué hacer respecto a la indiferencia o la ingratitud. También me encanta tu sentido del humor. Y también quiero aprovechar esta ocasión para darte las GRACIAS de corazón por tu amor = por tus servicios, apoyo, colaboración y ayuda, sin pedirme nada a cambio. GRACIAS !!! Un abrazo. Eduardo.

  10. Buenas Eduard!!! Preguntas qué es para mi el amor. El amor debe ser lo que mueva el mundo a las personas a ser mejores, a ser más generosos y tolerantes. El amor nos hace tener una visión de las circunstancias más auténtica, como sería el ejemplo de la persona del post, un ser humano que luchó por la libertad de unas personas que no hacían daño. Es la fidelidad de su cultura, de su religión y compatriotismo. El amor es algo bello.
    La sinceridad es parte de ese amor, para mi manera de entender el amor, la sinceridad es clave entre las personas, el poder ser honestos y libres ante tantos engaños que nos rodean, aunque hay que saber cómo decir las cosas con cariño. Pienso que el amor y la sinceridad van de la mano, excepto en casos extremos como en la historia que nos has contado. En este caso es el amor por ayudar a los que están en peligro.
    Gracias por tus posts. Sílvia Fontanet.

    1. Querida Silvia. Gracias por tu respuesta. Me ha gustado eso de decir las cosas con cariño. A veces las decimos, sin pensar antes, en el efecto que causarán en el otro, y en cómo podemos integrar la verdad con el amor al hablar. Un abrazo muy grande.

  11. Hola Eduardo,

    Llevaba tiempo queriendo expresar con palabras lo que acabo de leer, yo sentía que amar a alguien no iba relacionado con la verdad o la mentira, hoy me has hecho llegar a mi poder, una narración bien ordenada, montando todas las piezas desordenadas que andaban por mi cabeza ❤️

    Te doy siempre las gracias por todo lo que nos llegas a enseñar ❤️🥰

    Hasta pronto Eduardo.

    1. Me alegro Jenni de que te haya sido útil. Cuando se me ordenan las ideas en la cabeza, mi cabeza descansa jeje. Un abrazo y hasta pronto ☺

  12. Excelente, excelente! Pena que no nos educan bajo esos conceptos. El Amor en esta sociedad está infravalorado: culpar, señalar, odiar, tiene más que ver con el hoy. Ojalá esta carta que has enviado llegase a muchas personas para que se replanten su forma de ser y sentir. Gracias!

    1. Gracias a ti Luciana por tu comentario tan sincero 🙂 Sobre lo que dices, lo que me viene es que… detrás de, o debajo de, culpar señalar y odiar, casi siempre hay un sufrimiento, que la persona (yo incluído) no sabe manejar de otra manera, y la mejor manera de sacarme el sufrimiento de encima cuando no sé qué hacer, es culpar a otro, así yo ya no soy responsable de nada. Un abrazo y que tengas buenos días.

  13. Buenas tardes Eduardo.

    Estoy totalmente de acuerdo en la premisa de que si no sirve para mejorar y no lleva una dosis de amor, la “sinceridad” puede ser contraproducente.

    Justamente en estos tiempos vivo esta paradoja de ser completamente sincero con mi madre y decirle que he perdido mi trabajo dentro de las circunstancias actuales. La verdad es un valor intrínseco del ser humano, sin embargo se supedita al amor. Mi madre ahora es muy mayor y su equilibrio físico y emocional es endeble aunque estable y de lucidez envidiable. Le causaría una gran pena y preocupación tal “verdad sólida”.

    En mi experiencia como socorrista de la Cruz Roja, aprendí las prioridades de atención a una víctima de accidente: vida, salud y estética, es decir, la vida está por encima de cualquier efecto adverso que le pudiésemos causar a la víctima en su salud o estética; así el amor y el bien están por encima de la verdad e incluso la justicia.

    Un abrazo.

    1. Muchas gracias Luis por tu apertura. Sobre todo te deseo lo mejor para tu trabajo. Me parece un excelente ejemplo la decisión que has tomado respecto a tu madre. Y me parece brillante la analogía que has hecho con tu experiencia de socorrista en la Cruz Roja. Un abrazo muy muy fuerte Luis.

  14. Para mí la verdad es muy importante, pero claro está que como dices, si la persona dice a la gestapo, por no mentir, que la persona por la que preguntan está en el armario, mejor que prevalezca la mentira.
    Pues en el amor, la mentira prevalece más que la verdad.
    A veces prefieres no hacer daño con la verdad, en muchos casos por amor, y en otros por egoísmo y evitarte una disputa.
    En mi caso la verdad me cuesta caro a veces por ser tan honesta con la verdad… me cuesta pero lo normal es que el amor prevalezca a la mentira, siempre tu no acabes sufriendo durante mucho tiempo por no decir la verdad.

    1. Gracias Maite por estar ahí. Sí, éste es un tema complejo, y cada uno de nosotros tenemos que ir haciendo nuestros caminos y aprendizajes en la vida respecto a este asunto… como respecto a tantos otros asuntos vitales… Un abrazo Maite.

  15. Me ha encantado la publicación. La verdad no había visto la sinceridad desde ese punto de vista. Visto lo visto, debo reconocer que me encuentro ante un gran dilema. Hace dos años que mi pareja me dejó. Habíamos tenido un noviazgo de año y medio a manera formal. Y desde hace dos años que regresó hemos estado quedando teniendo citas. Viajes y escapadas románticas pero nunca me ha planteado la idea de volver, y esto es algo que decidí que debía tocar él, pues fue él quien me dejó. Y sinceramente la sola idea de decir algo que pueda acabar con la idea de verle me asusta. Así que intento evitar conversaciones que nos lleven directamente al pasado. Mi dilema entonces radica en que, si le digo que aún le quiero, que mi entrega de (valor, tiempo y dinero) va más allá de lo material y cuantificable, que mi vida ha evolucionado, que ahora sé a dónde va mi vida, y que lo quiero a él en ella, todo esto es una verdad como un templo, aunque no soy quién para afirmar que funcionará nuestra segunda parte de la relación…. El hecho es que… el nivel de ansiedad que me da vivir callando lo que siento por él me llena entre tristeza e ira. Tristeza porque le echo de menos, e ira porque no me siento con derecho a reclamarle nada, ni siquiera que no me quiera, si es que no me quiere. Estoy tan metida en mi miedo asumiendo que estamos en un limbo emocional, que no sé qué es lo que él siente. Y yo no me atrevo a decirle la verdad. K.

    1. Gracias K. por tu transparencia y franqueza. En primer lugar, parece que tu gran dilema está, en decirle o no decirle, que le quieres a él y le quieres en tu vida, de una manera más intensa que la relación que tenéis en estos momentos, relación que parece que a él ya le está bien así. En segundo lugar parece que, a pesar de la tristeza y de la ira que te empujan a decírselo, puede más el miedo a dejar de verle si se lo dices. Por tanto, tienes un conflicto interno: metafóricamente hablando, podríamos decir que, una parte de ti quiere decírselo, y otra no quiere, y de momento gana la que no quiere, pero no te quedas tranquila. Mi propuesta para ti es la siguiente. ¿Por qué no pruebas a decírselo poco a poco con tus actos, no con tus palabras? ¿Por qué no pruebas poco a poco a expresarle un poco más de tu amor y a proponerle que esté un poco más presente en tu vida? Y verás por sus respuestas, si esto está bien para él o no. Si está bien, continúas poco a poco hasta que deje de estar bien. Si no está bien o cuando no esté bien, te paras ahí, y esa es su respuesta a tu pregunta: hasta ahí quiere él estar en tu vida. Y entonces te tocará a ti decidir, si aceptas eso, o dejas de verle porque tú quieres más. Mucha suerte.

  16. Uuffff que tema más complicado… Amor, difícil palabra para describir, es expresar un sentimiento, y eso no siempre es fácil, así que en mi mapa, es algo más que una relación de pareja (porque imagino que cuando habláis de Amor os referís a eso).
    Insisto, en mi mapa dentro de la relación de pareja hay diferentes “ tipos” de amor, me explico, una pareja que lleva 30 años juntos tienen un tipo de amor; una pareja en la que, uno de los dos tiene otra pareja también es amor… podría mencionar muchos ejemplos, pero para mí lo que cuenta es el sentir de cada uno, y la comprensión del otro por ese sentir,
    Libertad y confianza, están implícitas en el amor, risa, diversión, y sobre todo querer lo mejor para esa persona “que amas”, desearle siempre el bien y que tus acciones demuestren ese amor…
    Sinceridad….. SIEMPRE!!!
    Amor o sinceridad??? Van unidos.
    Mi lema: trata a los demás como te gustaría que te trataran. Si lo aplicas al Amor funciona muy bien!!!
    Ahhh se me olvidaba.
    Entender y aceptar que para cada persona el Amor y la sinceridad pueden ser valores muy importantes y para otras no, por eso antes pondría comunicación en la pareja y la sinceridad vendrá después.
    Aceptar quiero decir desde la libertad.

    1. Muchas gracias querida Mari Carmen por tus mapas acerca de todos estos temas que son tan importantes para bastantes (no para todos, como tu dices) los seres humanos.
      Comparto contigo la regla de tratar a los demás como te gustaría que te trataran.
      En el artículo, yo no me refería “solamente” al amor en la relación de pareja cuando hablaba de cuidar del “bien” de la persona a la que “amo”. Para mí, siempre que cuido del bien de otra persona, la estoy amando. Pero NO me refiero a LO QUE YO CREO que es su bien, sino a lo que esa persona (si es mayor de edad) cree que es SU bien. Y si yo no comparto SU bien en una situación, entonces lo mejor que puedo hacer en esa situación, es decirle que no comparto su mapa, aceptarla tal como es y no hacer nada, o retirarme de la relación. Es mi opinión. Un abrazo muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *