La Clave de la Buena Cooperación. Ébano y Marfil: el dúo perfecto

¿Es posible la Buena Cooperación?

Uno de los conflictos habituales que tenemos los humanos, es en qué medida colaborar o funcionar autónomamente.

En los años que trabajé como analista financiero en un banco español de primera línea, me harté de ver conflictos entre socios en multitud de empresas, conflictos que habitualmente acababan con la empresa y casi con sus dueños.

Y siempre me preguntaba: ¿cuál será la clave de una buena cooperación, para que no acabe letalmente?

A lo largo de mi vida, también he sufrido en mis carnes este conflicto, tanto a nivel profesional, como a nivel afectivo: ¿mejor solo o asociado?, ¿mejor solo o en pareja?

Hace unos días, la siguiente historia que encontré por casualidad en wikipedia, me dio una clave fundamental, para responder a la pregunta.

 
Encaje perfecto

Buena cooperación. Encaje perfecto. ¿Es posible?

 

Una Historia Real: El Dúo Perfecto

Ruth B. Eisenberg (1902–1996) era una pianista estadounidense blanca, bajita y de gruesos anteojos, que en 1982 sufrió un derrame cerebral que la dejó inhabilitada de su lado izquierdo.

Después de meses de recuperación, fue al Centro Geriátrico de Vida Independiente, en Nueva Jersey, para empezar un programa de rehabilitación física.

Cuando Millie McHugh, del equipo directivo, enseñó a Ruth las instalaciones del Centro, advirtió una mirada de dolor en sus ojos, cuando la mostró el piano. -¿Algún problema?; preguntó Millie. -No; repuso Ruth en voz baja; -Sólo que ver un piano me trae recuerdos, porque antes de mi hemiplejia, la música lo era todo para mí. Millie miró la inutilizada mano izquierda de Ruth, y después de un momento le dijo: -Espere aquí. Enseguida vuelvo.

Volvió a los pocos minutos, seguida de cerca por Margaret Patrick (1913–1994), una mujer negra, alta y de cabello oscuro como el ébano, que contrastaba con la baja estatura y el cabello blanco como el marfil de Ruth.

Millie se dirigió a Ruth y le dijo: -Le presento a Margaret, ella también tocaba el piano, pero al igual que usted, no ha podido tocar desde su hemiplejía. Margaret tiene bien su mano izquierda y usted tiene bien la derecha, así que estoy segura de que, las dos juntas, podrán hacer cosas maravillosas.

 
El dúo perfecto

Ruth Eisenberg y Margaret Patrick. Marfil y Ébano

 

-¿Te sabes el Vals en re bemol mayor Op 64 de Chopin?; le preguntó Ruth. Margaret asintió. Se sentaron juntas al piano. Dos manos sanas, una con largos dedos negros llenos de gracia, la otra con cortos y regordetes dedos blancos, se movieron rítmicamente, a lo largo de las teclas negras y blancas de ébano y marfil de aquel piano, tocando “El vals del minuto” de Chopin.

Desde aquel día, se sentaron juntas al teclado, cientos de veces: la mano derecha inútil de Margaret, apoyada en la rodilla de Ruth, la mano izquierda paralizada de Ruth, sobre la pierna de Margaret, mientras su mano buena tocaba la melodía, y la mano buena de Margaret ejecutaba el acompañamiento.

Otros centros para personas mayores, para veteranos de Guerra y algunos hospitales cercanos del estado, empezaron a pedir a este dúo tan especial, que fuera a tocar para su gente.

Tiempo después, The New York Times, publicó la historia de «Ebony and Ivory» (en español, Ébano y Marfil), el Dúo Perfecto.

La Clave de la Cooperación Perfecta

Así como Margaret necesitaba de Ruth para volver a tocar el piano, también nosotros necesitamos de los demás para hacer grandes cosas, que nunca podríamos hacer solos, pero sí uniendo nuestras fuerzas.

Este es el principio fundamental de la cooperación perfecta: que no lo podamos hacer solos, pero sí uniendo nuestras fuerzas.

Cuéntame que has pensado y sentido al leer esta historia.

¿Qué relación crees que existe entre el Coaching y esta Historia de cooperación?

para acabar te dejo 3 preguntas:

1. ¿Qué éxitos y «fracasos» cooperativos has tenido en tu vida?

2. ¿Qué has aprendido de cada uno de ellos?

3. ¿Cuáles son para ti las claves de la buena cooperación?

 
Single Paul Stivie

Que tengas un buen día.

Eduardo Díez – Psicólogo y Coach.

PD. En 1982, Stevie Wonder y Paul McCartney, publicaron la canción “Ébano y Marfil”: otro dúo perfecto. Si quieres que te la envíe en un archivo en MP3 de 4 Megas solo tienes que pedírmela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *