Cómo Ayudar Bien a los demás. Tres Claves

¿Cómo puedo ayudar bien a las personas? ¿Tengo madera de coach?

 
Niño ayudando

Quiero ayudar a mi hija

Esta tarde estaba en la consulta con una clienta de coaching a la que voy a llamar María, y con la que he tenido la siguiente conversación.

M (María) = Estoy preocupada por mi hija Rosa.

E (Eduardo) = ¿Qué te preocupa de ella?

M = Que hoy ha venido a verme y no la he visto bien. Le he preguntado que le pasaba y se ha puesto a llorar y me ha explicado los problemas que tiene con su pareja, y eso que hace solamente 3 meses que han empezado a salir. La he escuchado y cuando ha terminado solo he acertado a decirle que sentía mucho que tan pronto tenga problemas con su pareja, y que me sabía muy mal no poder darle algún consejo útil para resolver esos problemas.

E = ¿Y qué te ha contestado?
M = Que ya la había ayudado mucho escuchándola, que se sentía mejor, y sonriéndome me ha dado las gracias.

E = ¿Y en qué te puedo ayudar en relación con tu preocupación por Rosa?
M = En saber qué puedo hacer para ayudarla, porque no la veo feliz.

E = Pues te respondo lo que ya te ha dicho tu hija Rosa, aunque parece que no la has podido acabar de creer: que ya has hecho lo mejor que podías hacer para ayudarla, al menos hoy, y que ha sido: escucharla, acompañarle en sus sentimientos de tristeza, y decirle que puede contar contigo para ayudarla a estar mejor.

M = Gracias Eduardo, no lo había visto así.

 
Empatía

Las 3 Claves para Ayudar Bien a las Personas

En este breve diálogo tenemos las 3 Claves más Importantes para Ayudar Bien a las Personas, o lo que es igual, para Ser un Buen Coach.

CLAVE 1 = Hacer Empatía con la Persona: María escucha a su hija y le acompaña en su sentimiento de tristeza. María satisface la primera clave para ayudar bien a una persona. María satisface la primera clave para ser una buena coach.

CLAVE 2 = Preguntar al Cliente por Sus Objetivos: María expresa, aunque de forma implícita, su deseo de conocer cómo puede ayudar a su hija, aunque presupone que lo que Rosa espera de ella es recibir consejos para resolver sus problemas. Y Rosa le dice a su madre que ya ha recibido la ayuda que quería. María tiene que mejorar en esta segunda clave para ser una buena coach.

 
Salida

Si quiero ayudar a una persona, después de hacer empatía con ella, lo que tengo que hacer es preguntarle: ¿qué necesitas? ¿qué deseas? ¿qué quieres conseguir? ¿en qué te puedo ayudar? Esto es, interesarme por conocer sus sueños, sus objetivos, sus metas, y cuál es el tipo de ayuda que espera de mí para alcanzarlas.

Se trata de ayudarla a que alcance sus objetivos, sus metas, sus sueños, no los míos, aunque yo esté convencido de que yo sé mejor que ella lo que le conviene para su vida. Se trata de respetar el mapa de mi cliente (los deseos de mi cliente), en lugar de «enchufarle» los objetivos que yo creo que son los mejores para él.

CLAVE 3 = Interesarme por los resultados de mi intervención, preguntándole (o preguntándome a mí mismo, en el caso de que no sea adecuado preguntárselo): «lo que estoy haciendo para ayudarte, ¿te está ayudando a conseguir lo que quieres?, es decir ¿te está ayudando a conseguir tus objetivos?». María satisface la tercera clave para ser una buena coach.

Si después de haber realizado mi intervención de ayuda, el cliente está mejor, mi ayuda está resultando buena para esa persona.

Si el cliente está igual que antes de mi intervención, mi ayuda está resultando irrelevante.

Si el cliente está peor, mi ayuda está resultando contraproducente, y lo que debo de hacer inmediatamente, si quiero de verdad ayudar a esa persona, es dejarla de ayudar de la manera cómo lo estoy haciendo, interrumpiendo ese tipo de intervención ineficaz.

 
Alegría

Las 3 Claves y las Preguntas de Coaching. Cómo llegar a ser un buen Coach

CLAVE 1 = Hacer empatía con el cliente.

CLAVE 2 = Preguntar al cliente: ¿qué necesitas? ¿qué deseas? ¿qué quieres conseguir? ¿en qué te puedo ayudar? ¿cómo, de qué manera te puedo ayudar a lograr eso que deseas?

CLAVE 3 = Preguntar al cliente después de mi intervención de ayuda: ¿lo que he hecho te ha ayudado?, y si es que sí, ¿de qué manera mi ayuda te ha servido para conseguir lo que deseabas?

Si mi ayuda reduce el sufrimiento o aumenta la felicidad de la persona a la que quiero ayudar, la estoy ayudando bien; en caso contrario, no la estoy proporcionando una buena ayuda.

Y ahora ya puedes auto evaluarte después de cada una de tus intervenciones de ayuda.

Si en tus intervenciones «espontáneas» de ayuda satisfaces estas 3 Claves, podemos decir que tienes Madera de Coach.

Y tranquila, tranquilo, si hoy aun no la tienes, la puedes incorporar a tu vida. ¿Cómo?

Basta con entrenarte un poco cada día durante tu vida cotidiana, (1) en empatizar, (2) en respetar el «mapa» (los puntos de vista) de las personas con las que te relacionas, y (3) en reducir el sufrimiento o aumentar la felicidad de las personas con las que interacciones en tu día a día.

 
Preguntas

Cómo Ayudar Bien. Cuatro Preguntas para Aprender

¿Cuándo ha sido la última vez que recuerdas, en la que te has puesto a ayudar al otro, sin haber empatizado antes, y/o sin saber dónde deseaba llegar ni qué tipo de ayuda quería?

¿Cuál ha sido la última situación que recuerdas, en la que no has respetado el mapa (los objetivos) de la otra persona, y has pretendido «enchufarle» tu mapa imponiéndole tus objetivos?

¿Cuál ha sido la última situación, en la que después de intentar ayudar a una persona, te has dado cuenta de que al acabar vuestra comunicación de aquel día, la persona se ha quedado igual o peor que antes de hablar contigo?

¿Qué podrías haber hecho en cada una de esas situaciones, o qué puedes hacer en la próxima interacción que tengas con una de esas personas, para darle una buena ayuda, es decir, para empatizar con ella, centrarte en sus necesidades en lugar de meter tu mapa, y dejarle con menos sufrimiento o un poco más feliz?

Que tengas un buen día.

Eduardo Díez – Psicólogo y Coach.

8 comentarios en “Cómo Ayudar Bien a los demás. Tres Claves”

  1. Hola Eduardo, este resumen sobre las tres claves para ayudar bien a las personas, leído por una antigua alumna tuya, ha sido como volver a abrir los ojos a la luz, como una parada en mi mente para re-evaluar mis relaciones cotidianas, y ha sido también una satisfacción grande, al encontrar que sigo teniendo en las venas la semilla de tus enseñanzas y de mis aprendizajes. Esos aprendizajes que me han facilitado llevar una vida con menos esfuerzo, y más sabia para hacer felices a los demás y a mí misma. Soy Mari Carmen. Gracias por estos recordatorios. Volveré a contactar con tus cursos para reforzar y repasar. Un abrazo.

    1. Querida Mari Carmen: me alegro mucho de que las semillas de los cursos y TUS aprendizajes, te hayan sido útiles para aumentar tu felicidad y la de los demás. Un abrazo muy grande. Eduardo.

  2. Gracias Eduardo, muy práctico y estructurado tu escrito. A veces quisieramos solucionar los problemas de otros y ayudar no es solucionar. Ayudar… es escuchar, preguntar… para que cada uno encuentre su camino y sus propias soluciones.

    1. Querida Lucila, que continúes ayudando, escuchando y preguntando como ya lo haces… en el camino hacia la Excelencia. Un abrazo muy grande y lleno de cariño. Eduardo.

Responder a Lucila Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *