Cambiar o no cambiar. Esa es la cuestión

¡Que cambien ellos!

Cambiar o no cambiar. Esa es la cuestión.

¿Qué es mejor hacer primero, la PNL o el Coaching?

PRÓLOGO: La propiedad conmutativa

Cuando iba al cole me fascinaba la propiedad conmutativa de la multiplicación.

 
Propiedad Conmutativa

1. INTRODUCCIÓN: “Eduardo, ¡te equivocaste!”

El otro día recibí un mail de un alumno, al que vamos a llamar Robert, que decía lo siguiente:

”Tengo una persona amiga, que no está satisfecha del equipo que tiene en su empresa, y querría conseguir un cambio en su equipo.

A mí me pasaba lo mismo que a ella. Yo tampoco estaba contento con mi equipo.

Por eso me apunté al Curso de Coaching con PNL, esperando que el Curso me sirviera, para conseguir hacer cambiar a la gente de mi equipo.

 
Resistencia

En cambio, lo que conseguí fue cambiar yo, y eso condujo a que cambiaran ellos también, y todos juntos, mejorásemos como equipo.

Como acabé el Coaching muy contento, y tú me habías dicho que el curso de Practitioner en PNL estaba especialmente orientado al cambio personal, me apunté al Practitioner para continuar con mi evolución.

El Practitioner, me resultó muy útil e interesante, pero no me produjo un cambio tan significativo como el Coaching, en cuanto a nivel personal, o sea que, Eduardo, ¡te equivocaste!”

2. EL PROBLEMA: ¿Qué hacer? ¿PNL o Coaching (con PNL)?

Y el correo electrónico de Robert seguía así:

“Por eso, ahora no sé qué curso recomendarle a esa persona amiga, si el Practitioner o el Coaching.

He pensado en enviarle la información de los dos cursos para que ella decida, y decirle que si tiene dudas, te llame.

Un abrazo. Robert.”

 
Gancho de Caminos

3. LA SOLUCIÓN

Esto es lo que le respondí:

Muchas gracias por lo que me comentas Robert.

En mi opinión, lo que es probable que haya sucedido es lo siguiente.

Como escribo en un capítulo de mi libro (1), siempre comienzo el Practitioner en PNL diciendo:

“Si no aprendéis ninguna de las muchas técnicas, novedosas y útiles, que practicaremos durante el curso…, ¡no importa!, porque lo más importante de este curso consiste en que, al terminarlo, y sin haberos esforzado específicamente para ello, sencillamente por medio de vuestra vivencia en las horas de clase y prácticas, en las horas de compartir vuestras experiencias y aprendizajes con vuestros colegas del curso, os llevaréis puesta, os llevaréis encarnada, la creencia más poderosa para vivir bien, la creencia más poderosa de la PNL:

 

‘El mapa no es el territorio’

¿Y cómo sabrás que te la llevas encarnada?

Cuando dejes de creer que tu idea de cómo es y cómo funciona el mundo, es la verdad, cuando sientas y creas de veras, que tu mapa (tu representación) del mundo es únicamente tu mejor verdad hoy por hoy… y que mañana quién sabe… y que existe la posibilidad de que los mapas (las creencias, las verdades, la representaciones) de los demás puedan serte útiles, quizás no hoy, pero sí algún día, en alguna situación, en la cual encuentres aspectos interesantes y adecuados en el mapa del otro, cuando sientas y creas esto de verdad, entonces sabrás que esa creencia está encarnada en ti.

Y entonces, te lo puedo garantizar, solo con los resultados que producirá en tu vida esta creencia encarnada, habrás amortizado más de diez veces, el tiempo, la energía y el dinero, invertidos en el Practitioner en PNL»

 
Mapa y Territorio

Por tanto, gracias otra vez Robert, porque después de lo que me comentas acerca de mi equivocación, a partir de ahora, comenzaré diciendo lo mismo, tanto en los Cursos de Coaching, como en los de PNL:

«El gran, el gran, el grandísimo cambio que sucederá dentro de vosotros durante el primer curso que hagáis conmigo, ya sea de PNL, o de Coaching (con PNL), será siempre el mismo: en lugar de creer que ‘MI Mapa es, EL Mapa‘, pasaréis a creer ‘mi mapa es, UN mapa‘. Entonces, vuestras relaciones con los demás empezarán a cambiar, y como por arte de magia, los demás cambiarán también… y además ese cambio será ¡para bien de todos!”

Un día después recibí la siguiente respuesta de Robert.

«Pues puede ser que sea así. Lo cierto es que ahora escucho más y mejor a los demás, y el hecho de que los otros hayan cambiado en sus relaciones conmigo, es posible que sea porque me han visto más cercano que antes. Sea como sea, ¡es muy guay! ¡Gracias Eduardo! Un abrazo. Robert.»

4. EPÍLOGO

Por todo ello creo que vale la pena que, si aún no lo has hecho, te apuntes a un Taller Gratuito o a uno de nuestros Cursos, de PNL o de Coaching.

¿PNL o Coaching (con PNL)? No importa. Lo que te atraiga más en este momento de tu vida. Porque el aprendizaje más importante, que es: «mi mapa no es LA verdad», te lo llevarás «encarnado» con cualquiera de las dos formaciones.

Como dice la propiedad conmutativa que aprendí en el cole cuando era pequeño: el orden de los factores no altera el producto.

Un abrazo y que tengas muy buen día.

Eduardo Díez – Psicólogo y Coach.

(1) De la impotencia a la libertad. Mejora Tu Vida con la PNL. Eduardo Díez.
Lacontragráfica.com, Barcelona 2018 (3ª edición). ISBN 978-84-606-7463-4

4 comentarios en “Cambiar o no cambiar. Esa es la cuestión”

  1. Hola feliz y bendecido día. En cuanto a decidir ¿ Cuál formación realizar primero coaching o PNL?, solo es cuestión de desición.
    Desde mi experiencia realicé primero coaching y luego PNL. Y como nada es casual , ese era el orden en que debía realizarlo para que funcionara en mi organización personal. Ambos te ayudan a reencontrarte.

    1. Gracias Irene, me alegro de coincidir contigo: (1) ambos enfoques (PNL y Coaching) ayudan; y (2) el orden de hacerlos, depende fundamentalmente de cómo lo siente intuitivamente cada persona. Un abrazo.

  2. ¡Gracias por el artículo Eduardo! Me siento muy identificada con Robert porque yo también he aprendido a escuchar más y a respetar el mapa de los demás con el curso de coaching que he hecho. ¡Vale la pena!

    1. Me alegro mucho de que hayas aprendido esas dos cosas tan importantes Ma José: escuchar, y respetar el mapa del otro, ya que, en mi experiencia, además de sentirme mejor cuando lo hago, mejoran mis relaciones, y consigo más y mejor mis objetivos, sobre todo, porque en casi todos los objetivos humanos, están implicadas otras personas y relaciones. Un fuerte abrazo y hasta pronto. Eduardo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *